Enlaces a recursos sobre el AÑO LITÚRGICO en educarconjesus

El rico y el pobre Lázaro (Lc 16,19-31) TOC26-13



Divanes lujosos sobre los que se recuestan los comensales. Espléndidos banquetes, Música escogida. Vinos de solera y los mejores perfumes del mercado. Esos son los ingredientes de los acomodados, tal como los percibe Amós (Am 6, 1. 4-7). Él es un pastor venido de la estepa. Y ese lujo le hace presentir un desastre nacional.
Nunca pretendió ser profeta. Pero de sus labios brota una profecía que resuena como un trallazo: “Irán al destierro, a la cabeza de los cautivos. Se acabó la orgía de los disolutos”. En este texto el profeta no denuncia una especifica inmoralidad. Sí que lo hará en otros pregones, al clamar contra la injusticia que soportan cada día los más pobres (Am 8, 4-7).
Sin embargo, ya la sola ostentación de esa vida acomodada le parece al pastor una blasfemia y un insulto a Dios. Dios no es enemigo de la alegría y de la felicidad del ser humano. Pero en la búsqueda exclusiva de las satisfacciones hay un riesgo innegable de abandonar el camino que lleva a la felicidad.

EL CAMBIO DE SUERTES

Este pasaje de Lucas es más explícito al presentar el doble escenario en  que se representa el drama de la humanidad. Hay un hombre que demuestra su riqueza por sus vestidos de lujo y por los espléndidos banquetes que organiza cada día. Y un mendigo hambriento y cubierto de llagas, al que sólo se acercan los perros (Lc 16, 19-31).
El contraste es violento y ofensivo. El rico no tiene nombre: sólo tiene riquezas. El mendigo tiene nombre y dignidad. Se llama Lázaro. A pesar de sus diferencias, la muerte alcanza a los dos. En un segundo acto, más allá de la frontera de la vida, de nuevo se diferencian los dos. Pero la suerte ha sido profundamente cambiada.
El pobre participa de la herencia de Abrahán, mientras el rico es sepultado en el infierno y atormentado por sus llamas. La desgracia del pobre se torna ahora en consuelo, mientras que el fasto del rico se convierte en tortura. Ante las súplicas del rico queda claro que la suerte ha sido cambiada, sin posibilidad de tránsito de un lugar a otro.

LA PALABRA Y LA VIDA

Todavía hay un tercer acto.  El rico dirige dos nuevas súplicas en favor de sus hermanos. Desea que el padre Abrahán envíe a Lázaro para que les advierta del riesgo que corren de caer en el mismo lugar de tormentos. Las dos respuestas de Abrahán pueden aplicarse a todos los siglos de la historia:
• “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”.  La escucha de la palabra de Dios es el primer paso en el camino de la fe. En ella encontramos el camino de la luz y de la vida. Los creyentes en el Dios que habla no podemos ignorar su palabra. 
• “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto”.  Nuestra fantasía y nuestro afán de novedades nos seducen. No son las apariciones las que nos revelan a Dios, sino la palabra con que nos ha manifestado su amor y su justicia.

El rico y el pobre Lc 16-19-31 (TOC26-13)


La Creación en un "cruce" de caminos


Horizontales: 5-PECES, 7-HOMBRE, 8-ANIMALES, 11-ASTROS;
Verticales: 1-FIRMAMENTO, 2-TIERRA, 3-TERCERO, 4-DESCANSAR, 6-DIOS, 10-CREACIÓN

No te dejes arrastrar por el dinero (TOC25-13) Lc 16,10-13



Una entrevista personal con el papa Francisco


El papa Francisco durante 6 horas de conversación (dividida en tres días de encuentro)ha tocado con sosiego mucho de su ser cristiano ante el jesuita italiano Antonio Spadaro. En España la revista "Razón y Fe" es la encargada de publicar su contenido. Lo hará en el número de octubre. Pero en su web ya nos adelanta todo el contenido de la misma. Aquí la tienes.

Los evangelistas y sus símbolos (el tetramorfos)

SAN MATEO

SAN MARCOS

SAN LUCAS

SAN JUAN
Fuente: nuestros amigos de dibujosparacatequesis.blogspot.com

Fiesta cuando te encuentra Jesús (TOC24-13) Lc15,1-32


La oveja y la moneda (TOC24-13) Lc 15,1-32



“El Señor se arrepintió de la amenza que había pronunciado contra su pueblo“. Es el hombre quien ha de arrepentirse de sus malos pensamientos, de sus malos deseos, de sus malas acciones y omisiones. Por eso nos llama la atención que Dios se arrepienta de un propósito que había formulado. Pero así nos lo dice el libro del Éxodo (Ex 32,14).
Esta frase se sitúa en el contexto de un episodio escandaloso. El pueblo de Israel ha sido liberado por Dios de la esclavitud, pero parece confundir al único Dios con uno de los ídolos que había visto en Egipto. Y decide adorar un ternero de oro. Esa idolatría refleja su desesperanza y su nostalgia. En lugar de seguir al Dios que nos libera y nos invita a caminar hacia adelante, también nosotros preferimos refugiarnos en una comodidad adormilada.
El relato bíblico nos dice que Moisés intercede por su pueblo ante el Señor. Le pregunta si va a olvidar lo que ha hecho por Israel y las promesas con las que se ha comprometido a protegerlo. Y Dios decide ser fiel a sí mismo, a pesar de la infidelidad de su pueblo.
 
LA PÉRDIDA Y EL HALLAZGO

Pues bien, esta imagen de un Dios misericordioso y compasivo resume todo el mensaje de Jesús. En el Evangelio según San Lucas esta idea de la compasión se refleja en las tres parábolas de las pérdidas y los hallazgos. En el texto que hoy se proclama leemos las dos primeras. Se nos habla de la pérdida de una oveja, reencontrada por el pastor y de la pérdida de una moneda buscada por su dueña (Lc 15, 1-10).
En ambos casos se pasa del nerviosismo a la paz, de la búsqueda al hallazgo, y de la soledad a la compañía. Ni el hombre ni la mujer gozan a solas de su satisfacción. Quien encuentra la oveja comunica la buena noticia a los amigos. Quien encuentra la moneda, comparte esa buena noticia con las vecinas.
En ambos casos, los protagonistas exclaman con alborozo: “¡Felicitadme!” No pretenden ser felicitados por la pérdida, sino por el hallazgo. La pérdida pertenece ya al pasado. Y ante el gozo del hallazgo se olvida la fatiga de la búsqueda.

CONVERSIÓN Y ALEGRÍA

Con todo, la peripecia del pastor y de la mujer van más allá de sí mismas. Estas parábolas apuntan a  las relaciones del hombre con Dios. Las dos parábolas se cierran con una hermosa conclusión que se pone en boca de Jesús.  
• “Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta”. El pastor tiene cien ovejas, pero dedica toda su atención a la que se ha perdido. Cada uno de nosotros merece la atención de Dios. 
• “Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta”. La mujer tiene diez monedas, pero entrega su tiempo y su vida para buscar a la que se le ha perdido. Ni puede ni quiere prescindir de ella.
• “Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta”. Los justos son la alegría de Dios. Pero mayor alegría hay cuando alguien descubre el bien, la verdad y la belleza que solo pueden encontrarse en Dios.